La multimillonaria indignada.

 
El movimiento del 15 M se suele vincular con los mileuristas o con sus compañeros más desfavorecidos, los ‘seiscientoseuristas’ y los cada vez más numerosos ‘ceroeuristas’, pero la última adhesión pública a su ideario viene de alguien que supera con mucho ese nivel de renta. De hecho, su fortuna bastaría para pagar el sueldo durante todo un año a 240.000 mileuristas, nada menos. Se trata de Rosalía Mera, cofundadora de Zara y la mujer más rica de España, a quien la revista ‘Forbes’ ha atribuido este año la bonita cifra de 2.900 millones de euros. El martes, entrevistada por RNE tras un acto, expresó su decidido apoyo a las concentraciones que abogan por un cambio en el sistema: «Tenemos que estar muy indignados, los que están acampados y la mayoría de la población», defendió. Le preguntaron si ella se sumaría a las protestas y tampoco flaqueó: «Yo participaría, sin ninguna duda. Es lo menos que podemos hacer con estos niveles de corrupción tan extendidos. Tenemos que plantarnos y decir ‘así no’».
Puede resultar chocante, acostumbrados como estamos a que los poderosos entierren el idealismo de su juventud bajo capas y más capas de billetes calentitos, pero se trata de una postura coherente con la trayectoria del personaje. Rosalía Mera es más rica de lo que la mayoría de la sociedad puede concebir, pero lo suyo no viene de herencia: aquella niña nacida en 1944, criada en el barrio coruñés del Matadero, que dejó la escuela con 11 años y empezó a trabajar con 13, tampoco habría sido capaz de hacerse una idea clara de lo que eran miles de millones. Y parece que las ideas que se fue forjando entonces han sobrevivido al drástico cambio de circunstancias: «Naturalmente, me siento más de izquierdas que de derechas -explica en una entrevista recogida en el libro ‘Dinero fresco’, publicado en 2003 por el periodista Carlos Sánchez-. Por razones obvias: yo sé dónde nací y sé muy bien de dónde vengo. Y lo que soy tiene mucho que ver con mi origen. Por eso no puedo pensar las cosas desde otro lugar».
El primer punto de inflexión en la vida de Rosalía Mera llegó con la fundación de un pequeño negocio textil junto a los hermanos Ortega: Amancio, que se convertiría en su marido, y Antonio. Había coincidido con ambos detrás del mostrador de la mercería coruñesa La Maja y, sin dejar el empleo, decidieron probar suerte en un garaje donde cosían cucos de bebé y, sobre todo, batas de boatiné. «En aquellos tiempos, las casas no tenían las estupendas calefacciones que tienen ahora, por lo que las batas gorditas venían muy bien», recuerda.
 
 

Acerca de robuendi


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: