Al menos 300 personas han muerto en el estado sureño por causa de feroces tornados y tormentas en los últimos días.

El presidente Barack Obama voló el viernes hasta el epicentro de uno de los peores desastres causados por tornados en Estados Unidos para prometer apoyo federal tras las tormentas que dejaron 310 muertos.

El presidente y su familia visitaron la destrozada ciudad universitaria de Tuscaloosa, en Alabama, el más golpeado de los siete estados barridos por tornados y tormentas que demolieron barrios enteros.

Fue el peor desastre natural en Estados Unidos desde el huracán Katrina en el 2005.

Sólo en Alabama, 210 personas perdieron su vida.

Al aproximarse al aeropuerto de Tuscaloosa, el Air Force One sobrevoló la zona golpeada por los tornados, dándole a Obama y su familia una clara visión la devastación de varios kilómetros de largo y cientos de metros de ancho.

El presidente está ansioso por mostrar que la ayuda federal ya está en camino y que no se está tomando livianamente el desastre. Su antecesor George W. Bush fue ferozmente criticado por lo que fue percibido como una lenta respuesta ante la tragedia causada por Katrina.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que Obama “quiere mostrar al resto de Estados Unidos el sufrimiento que una tormenta como esta implica para tantas familias”.

La recuperación podría costar miles de millones de dólares e incluso con la ayuda federal para desastres podría complicar los esfuerzos de los estados afectados para salir de la recesión.

Los tornados forman parte de la vida cotidiana del sur y el centro-oeste de Estados Unidos, pero rara vez son tan devastadores.

También se reportaron muertes en Misisipi, Tennessee, Arkansas, Georgia, Virginia y Luisiana.

Los tornados golpearon a la industria avícola de Alabama, el tercer mayor productor de pollo de Estados Unidos, y afectaron al menos una mina de carbón y otras industrias.

La segunda mayor central nuclear de Estados Unidos, Browns Ferry, podría estar fuera de servicio durante semanas luego de que el suministro eléctrico fue interrumpido y la planta se apagó automáticamente, evitando un desastre.

A primera hora del viernes, las autoridades estatales desplegaron equipos en Tuscaloosa, sede de la University of Alabama, para ayudar a los sobrevivientes que siguen limpiando los escombros.

“Hoy estamos sacando los cadáveres de perros”, dijo Heather McCollum, asistente del alcalde de Tuscaloosa, que dio una cifra oficial de 42 muertos en la ciudad, pero advirtió que el número puede aumentar.

La funcionaria agregó que hay 900 heridos.

Cientos de personas perdieron sus hogares por los tornados y están durmiendo en refugios. El viernes por la noche se renovará un toque de queda para evitar saqueos, aunque casi no ha habido ninguno, afirmó McCollum.

La ciudad ha recibido numerosas ofertas de ayuda de todo el país, dijo la funcionaria a Reuters.

El destrozado Boulevard McFarland, normalmente una de las calles más concurridas de la ciudad, estaba casi enteramente bloqueado. Agentes estatales y policías patrullaban las tiendas y casas en ruinas.

Las tormentas provocaron cortes de energía en hasta un millón de hogares y los servicios de agua y recolección de basura también quedaron interrumpidos en algunas zonas.

Debido al daño sufrido por la infraestructura y las gasolineras, Alabama y el estado vecino de Tennessee aconsejaron a las personas que viajen a las áreas afectadas que llenen antes los tanques de sus vehículos.

Acerca de martanr


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: